12/01/20 I RN 127
Una vía de comunicación vital que fue perdiendo relevancia y tránsito


Por las pésimas condiciones de su carpeta asfáltica, la 127 ha dejado de tener la intensidad vehicular que justificara la caracterización de la ruta del Mercosur. Con la merma de tránsito se ven afectadas una decena de localidades, en una región donde el trabajo precisamente no sobra.
La Ruta Nacional Nº 127 que une a más de 10 localidades del norte entrerriano, llegando hasta la provincia de Corrientes fue perdiendo condiciones de transitabilidad en los últimos años y, debido a su deterioro, falta de mantenimiento y/o trabajos mal realizados, es sólo grato recuerdo el enorme tráfico que la atravesaba, incluso como vía directa para llegar a Brasil.
No hay dudas de que la situación ha hecho menguar la actividad económica en las áreas de servicios a lo largo de todo el corredor, afectando aún más a localidades que exhiben problemas estructurales de empleo.
La ruta 127, nace al norte de Cerrito, como una bifurcación de la ruta 12, que por su parte sigue la traza del río. Se extiende desde el empalme con la 12 (a la altura de El Pingo) hasta Cuatro Bocas, en Corrientes, y vincula localidades tales como Alcaraz, Sauce de Luna, Conscripto Bernardi, El Cimarrón, Federal, Los Conquistadores y San Jaime de la Frontera.
EL DIARIO recorrió la ruta 127 y comprobó los serios inconvenientes que desde hace varios años se mantienen, producto del olvido al que viene siendo sometido el camino. Es un problema que no logra solución definitiva por parte de las instituciones y los gobiernos. El año pasado se encararon algunos trabajos de bacheo y de nivelación de banquinas, pero hoy en día parece que eso ni siquiera hubiera ocurrido.
Claramente, la falta de mantenimiento fue uno de los principales problemas en el deterioro de la calzada que une al norte de nuestra provincia con la provincia de Corrientes: baches profundísimos, secuencia interminable de pozos, lozas rajadas y descalzadas, con banquinas que meten miedo al más habilidoso de los corredores de rally.
Esta vía dentro de nuestra provincia es la tercera en importancia luego de las rutas nacionales 12 y 14. En su momento llego a ser una de las más transitadas teniendo en cuenta la facilidad que tenía en su acceso y la unión directa que permitía tanto a viajeros que se dirigían hacia Brasil como así también en caso contrario desde Brasil hacia la Argentina uniendo de manera directa con la provincia de Entre Ríos. Estaciones de servicios, comercios de todo tipo, vendedores al paso, comedores y hoteles sienten la merma en el nivel de circulación.
LA RUTA QUE SE PERDIÓ. Hace alrededor de 10 años que la calzada viene sufriendo inconvenientes que se intentaron solucionar en varios momentos, pero nada sirvió para su recuperación. El tránsito se fue aminorando que cada vez y se hizo más difícil poder transitarla. Un claro ejemplo fue el pasar de camiones de carga que desde Corrientes, Misiones o Brasil que hoy día prefieren hacer varios kilómetros más por la ruta 14 pero evitar transitar la 127 por su mal estado y fundamentalmente en la zona de la localidad norteña de Los Conquistadores.
El tránsito de una ruta que atraviesa o pasa en cercanías a una pequeña población, afecta e influye notablemente en la economía del lugar. Estaciones de servicios, comedores, lavaderos, gomerias, puestos de artesanos, hoteles, entre tantos otros servicios se vieron afectados directamente con la diminución del tránsito, llevando hasta que incluso varios lugares hayan tenido que cerrar sus puertas por falta de clientes.
¿A quién corresponde su reparación? Al ser una ruta nacional depende directamente del gobierno nacional por intermedio de Vialidad Nacional. La falta de presupuesto según pudimos saber durante todos estos años, es el principal inconveniente que impide poder realizar los trabajos necesarios. Hasta el año pasado inclusive se podía observar un obrador en cercanías a Los Conquistadores con maquinarias y algún movimiento. ¿Qué paso?  Quizás la empresa contratista termino los trabajos para lo que fue contratada (bacheo y arreglo de banquinas), en una obra que duro poco tiempo, ya que hoy en día si transitamos por la ruta nos vamos a dar cuenta que de poco sirvió el trabajo realizado.
Además del problema en el asfalto / pavimento, el abandono que sufre la ruta hace varios años en su mantenimiento ya sea señalización (cartelería y demarcación) como así también en sus banquinas  muy sucias con el pasto muy largo lo que genera un descuido y un rechazo a los pocos vehículos que la transitan actualmente y que son en su mayoría turistas.
LA SOLUCIÓN. En la recorrida que hizo EL DIARIO se tomó contacto con vecinos de varias localidades que atraviesa la ruta, pero fundamentalmente Los Conquistadores y San Jaime, los cuales expresaron que la parte más destruida no supera los 30 kilómetros y aquí sí habría que hacer nuevamente desde cero la calzada teniendo en cuenta que las reparaciones que se hicieron en estos años no duraron más de tres meses antes de volver a romperse.
Como se ve, es un trabajo y una inversión importante la que se debería realizar para que la ruta nacional 127 vuelva a ser realmente “La Ruta del Mercosur” con un tránsito continuo facilitando la unión de varios países (Brasil, Argentina y Chile) de forma directa y que el norte entrerriano vuelva a tener una mayor salida económica beneficiando a las producciones regionales.
En el desplazamiento del tránsito opera también el factor seguridad. Quienes viajan se han acostumbrado que ciertos caminos han sido transformados en autovía o autopista, mientras la 127 mantiene la misma infraestructura de siempre.
Si hacemos un recorrido de la ruta que comienza en “El Empalme” en cercanías a El Pingo, son varios los pueblos y ciudades que se vieron afectados por la notable disminución del tránsito. Alcaráz, Bovril, Sauce de Luna, Conscripto Bernardi, El Cimarrón, Federal, Miñones, Los Conquistadores, La Hierra y San Jaime de la Frontera, son algunos de los tantos lugares que fueron perdiendo la visita y el ingreso económico de miles de vehículos que circulaban durante todos los días. Por Santiago Dalzotto para el Diario de Paraná. Imagen archivo Miradas del Norte Web.