26/02/19 I Desde 2015
Cerraron 28.000 kioscos en todo el país en tres años y la cifra sigue creciendo


El panorama en los kioscos de todo el país no escapa al contexto general. En 2015 se podían contabilizar 120.000 kioscos en todo el territorio nacional y en 2018 cerró casi una cuarta parte. La Unión de Kiosqueros de la República Argentina (UKRA) asegura que cerraron 28.000 comercios en todo el país en los últimos tres años. Los datos surgen de una investigación propia y de empresas proveedoras.
La mayoría de los kioscos que bajaron sus persianas están ubicados en las calles principales de centros urbanos importantes como Capital Federal, Provincia de Buenos Aires, Catamarca, La Rioja, Mendoza y Córdoba.
Pero la crisis no se detiene. Néstor Adrián Palacios, presidente UKRA, le explicó a BAE Negocios que "si sigue la misma política económica, en los próximos seis meses cerrarán 5.000 kioscos en la ciudad y 5.000 en la provincia de Buenos Aires".
Un análisis austero, muestra que si cada kiosco tenía un empleado, como mínimo se perdieron 28.000 puestos de trabajo en los últimos tres años. Y podrían perderse 10.000 puestos más, sólo contando hasta fin de junio.
Palacios puntualiza las principales razones de los cierres. "Un alquiler de un local chico ubicado en una avenida principal va de los $30.000 y los $55.000. Si a eso se le suma las altas tarifas de luz y servicios, los impuestos y la fuerte caída del consumo interno, es imposible seguir".
Muestra una boleta de luz de un kiosquero del barrio de Boedo que el mes pasado pagó $8.000 y en febrero le vino $23.000.
A la hora de mirar con lupa los rubros que más se derrumbaron, Palacios señaló que "todos los productos de primeras marcas cayeron. Las gaseosas y aguas saborizadas de primeras marcas perdieron entre un 35% y un 50% de compradores. La gente busca ahorrar y elige segundas marcas, que también son muy buenas y no gastan tanto en publicidad".
El presidente de la Unión de Kiosqueros cuenta a BAE Negocios que los propietarios de estos comercios buscan cada vez más segundas marcas para no perder la venta y para mantener un margen de ganancia que en muchos casos, las primeras marcas no les dejan. "Por ejemplo los caramelos de Arcor casi no se venden porque son caros, los kiosqueros preferimos otras marcas que se venden bien y nos dejan una mayor rentabilidad", puntualizó.
La venta de bebidas alcohólicas en kioscos se derrumbó. "Los vinos de tres cuartos y los que vienen en cajita bajaron las ventas entre un 30% y un 45%. Directamente, los que superan los $70 en botella, ni se venden. La cerveza que tiene un precio más popular, se sigue vendiendo y reemplaza cada vez más al vino", sentenció Palacios.
Los productos favoritos de los más pequeños también sufren. "Los alfajores y las galletitas bajaron las ventas un 25%, la gente opta por segundas y terceras marcas. En el caso de las golosinas y chupetines, no hay tantas segundas marcas, pero igual las ventas cayeron un 25%. Desde 2016, la caída es constante", contó Palacios.
El caso de los cigarrillos es curioso, si bien se mantiene la misma proporción que otros años, la gente busca cada vez segundas marcas o terceras, casi desconocidas. Un dato curioso es que "cada vez más ofrecemos alimentos de primera necesidad como fideos o arroz, para compensar".
Palacios recuerda que la prohibición de vender bebidas alcohólicas en horario nocturno los perjudicó. "Deben modificar la ley y permitirnos vender bebidas alcohólicas, ya que todos venden. Apoyamos a los que reclaman que no desembarque Farmacity en la provincia, porque eso nos quitará más trabajo", señaló el representante de los comerciantes. BAE.