20/01/19 I Copiosas lluvias en San Jaime de la Frontera
Cuando la necesidad urge, renace la solidaridad de un grupo de jóvenes


Sabido es que la solidaridad siempre estará presente en cualquier circunstancia y adversidad. Eso es precisamente lo que ocurrió en San Jaime de la Frontera a partir de una simple iniciativa de varios jóvenes amigos que se preocuparon y ocuparon de asistir a las familias que por las intensas precipitaciones de los últimos días se vieron afectadas.
¿Cómo nació la idea? Con tanta simplicidad como cada ocurrencia que se comparte entre un grupo de amigos que durante el resto del año no se ven o no pueden reencontrarse, pues varios de ellos se hallan fuera de su localidad por razones de estudios y trabajos, y que aprovechando este período de vacaciones, no pudieron permanecer inertes ante la necesidad de sus vecinos.
Fue así que decidieron autoconvocarse a través de las redes sociales y en poco tiempo fueron alrededor de 20 muchachos y chicas  que se pusieron a trabajar con el propósito de reunir ropas y calzados secos y en buen estado para compartirlos con las familias que sufrieron los embates de las muchas lluvias. Lo que pareció una inquietud pequeña, se transformó luego en algo más complejo, a medida que se sumaban más voluntades y con el paso de las horas vieron que la solidaridad de otras personas se iban sumando y con ellos también aparecieron alimentos no perecederos.
Entre los jóvenes, hubo uno que puso a disposición una pick-up para el traslado de los elementos que luego fueron entregados a las familias beneficiadas con la ayuda solidaria de este grupo de jóvenes inquietos.